[Anime] Tópicos que engañan, tópicos sinceros

En contraposición con anteriores reseñas mías para este blog quiero usar un estilo menos… Cerrado. Anteriormente seguía un esquema claro, pero esta vez quiero ir haciendo las cosas como me dé la gana, sencillamente. ¿Y por qué no pongo “Reseña [insertar nombre de la serie]”? Pues para tener una excusa para no poner todos los datos técnicos de la serie, para hacerlo más estilo “diario” o “artículo de periódico” y en general para restarle formalidad; no voy a negar influencia de La torre del nigromante. Por eso ahora simplemente hablaré y hablaré. Si esperáis una sinopsis formal… Os dejo un enlace a myanimelist en el nombre de la serie. Así, sin más dilación… Paso a hablar del tema en cuestión.

Hablemos de tópicos.

O mejor aún, hablemos de Rakudai kishi no Cavalry y Gakusen Toshi Asterisk

asterisk-cavalry-001

La anterior temporada de otoño nos dejó tras de sí dos series que ambas eran adaptaciones de light novel del género school battle que llamaron la atención por en su primer episodio parecer la misma serie. Compartiendo género ambas nos situaban un torneo estudiantil con poderes y con una heroína de alta clase, a parte de las típicas tonterías que llaman la atención en las obras japas como el oportunismo de los protas al entrar en habitaciones con tías cambiándose.

En Rakudai Kishi no Cavalry, o Eiyuutan para los amigos, nos sitúan en un colegio donde se entrena a Blazers, usuarios de habilidades mágicas que se materializan en forma de un arma personal; el protagonista es Ikki Kurogane, un chaval de 17 años solo tiene una forma de poder graduarse: Ganar el torneo de las siete espadas, ya que Ikki es un estudiante de nivel F, y éstos no pueden asistir a las prácticas por su casi nula habilidad. Así Ikki tiene que demostrar ser el más fuerte y cumplir la promesa de llegar a la final que le hizo a Stella Vermillion, su compañera de habitación.

En el caso de Gakuen Toshi Asterisk vemos cómo Ayato Amagiri, un estudiante que ha sido transferido al colegio de élite Allekant de la ciudad Asterisk, que enseña a sus alumnos Gannastella a usar sus poderes para mejorar sus habilidades, y a usar las armas especiales, lux, que son producidas para su uso. Su motivación para ir a este colegio es investigar sobre la desaparición de su hermana mayor y encontrar su razón en la vida, por lo que acaba involucrado en los distintos eventos que acontecen en el colegio, como el Phoenix Festa, que enfrenta en un torneo en parejas a alumnos de los seis colegios del distrito.

Vale, las series no son parecidas.

Tienen bases que no son tan diferentes, solo son tópicos, clichés, tropos. Y para más inri son tópicos de light novel, estas novelillas japonesas que tienen portadas estilo manga y que no es muy raro que tengan unos cuantos volúmenes. Ésto es, a grandes rasgos, lo único que comparten las series, ya que el tiempo al final te dice que si crees que son un copiar y pegar mutuamente estás equivocado.

No voy a pararme a decir que es un problema que sea un school battle, porque ahí es si te gusta el género o no, pero lo de los torneos… Es una tontería. Es algo totalmente estúpido señalarlo, ya que es lo mismo que decir que dos series deportivas tienen torneos, y los personajes directamente es que no se parecen en nada. El rumbo que toma cada obra está marcado por objetivos que no tienen nada que ver y las subtramas que surgen, más allá de algún símil pequeño, no guardan relación por ningún lado.

Ambas series recurren a un u otro tópico (ya sea común o general)… Pero son desarrolladas de forma no igual, y prácticamente ni parecida.

CfhR-g3UYAAccz9_waifu2x_art_noise1_scale

Eiyuutan tiene como eje de prácticamente todo el torneo de las siete espadas. El objetivo primo de la serie es el que dicta el nombre de la serie (que se traducía como “El cuento del peor de todos”). El torneo es la única motivación el protagonista para avanzar, ya que no tiene otra forma de poder graduarse; y, siendo el estudiante más débil en la teoría, le sitúa en un escenario naturalmente más difícil. De esta forma se establece en el primer episodio la trama principal de la historia durante los 12 episodios que dura y desde la primera novela hasta la novena. Como en un manga deportivo el prota irá avanzando combate a combate, ingeniándosela con los recursos que dispone para forjar su camino, y junto a él otros personajes que forman el elenco de personajes -en su mayoría mujeres-.

He leído las novelas. Sigo su traducción y leí todo lo que este anime adapta casi antes de su final, así que me voy a dar el privilegio de hablar desde los dos lados debido a que hay detalles que debo comentar. Tras una primera capa de topicazos que llegan desde el ya no tan raro “prota que es muy fuerte aunque sea débil” hasta la hermana menor con cierta tendencia al incesto la gran baza de Eiyuutan es el cómo juega sus cartas; en este mundo no es que sea precisamente fácil ser original, y me sorprende ver ideas refrescantes, pero del mismo modo que hay cosas en base originales malas hay otras en base tópicas buenas, y Eiyuutan es del segundo grupo. El desarrollo de la serie es por todos lados satisfactorio, tiene un buen ritmo normalmente y consigue entretener bastante entre sus agradables personajes, a parte de conseguir explicarte los pequeños entresijos que tiene el mundo en el que se sitúa y justificar de forma correcta las decisiones del guión. Tiene combates realmente logrados que juegan bien con las habilidades de los personajes, dejando momento vibrantes que mantendrán tus ojos sobre la pantalla lo suficiente.

tumblr_nzmfeblmuq1tga1sco6_540

Otro punto bastante correcto son sus personajes, ya que Ikki es el tipo de personaje que podemos llamar “admirable”, por cómo se ha esforzado de forma extraordinaria para obtener un estilo de combate que le permita enfrentarse a sus oponentes… Y no se queda en eso, debido a que consigue además contarte un trasfondo que justifica cada acción suya y muestra una agradecida introspección en ciertos capítulos. Y por otro lado está Stella, que si bien más que parte de su motivación no se ve tanto de ella en el principio y se vea algo de su pasado el punto fuerte de la chica se ve en su relación con Ikki, que es la línea argumental que se equilibra con el torneo y le sirve a la obra para escaparse del harem (y casi reírse de la idea) ante la obvia pareja; siendo una línea que repercute en la historia  y no se queda en algo anecdótico. También te dejan claro el personaje de Shizuru para mi alegría, que no opta por lo típico llegados a cierto punto y su postura es más humana que nada (gracias a su pasado), y secundarios como Ayase y Touka cumplen su cometido (dando la primera toda una historia bien ejecutada). Alice no llega a ser usado en verdad, pero no puedo decir que sobre, y más considerando el final de la tercera novela.

Con respecto a adaptación… Me quejo. Reducen cosas, naturalmente, y un episodio de la segunda novela es cambiado totalmente forma muy estúpida y le cambia el sentido a la preocupación de Stella en ese episodio. Algo que preferiría olvidar. Y por otro lado añaden detalles morbosos que no me gustan a escenas que tienen otros sentido en las novelas. El orden de los hechos a veces es cambiado, pero en la tercera novela no es negativo. Por lo positivo tenemos efectos muy bien puestos que le da la dirección correcta y en la mayoría de los capítulos se respeta el material original, que son los tres volúmenes que cubren la antesala del torneo de las siete espadas. Y cómo no, la banda sonora juega un papel que diferencia la fuente. No termina de ser una mala adaptación, y tampoco es una mala serie.

gakusen-toshi-asterisk

Asterisk… Es algo más rocambolesca. Tiene puntos que pueden hacerla más interesante que Eiyuutan, pero, en esta primera temporada, no lo consigue. La serie no tiene la definición propia que sí consigue instantaneamente la otra obra, porque si bien la serie acaba centrándose en el torneo… Hay una importante disonancia entre las subtramas que se cruzan entre sí con el torneo y el propio protagonista. El torneo, a pesar de darle tanto bombo, no se termina de ver qué significa para el argumento más allá de la de un alumno cualquiera en busca de qué hacer con su vida y la idea de Ayato de descubrir qué ha pasado con su hermana, de la cuál se olvida prácticamente. Nos encontramos matices pseudo-políticos con los colegios que no entendemos a dónde van, personajes que no terminan de definir su labor en medio de la trama, una arquitectura de ideas que se nota trabajada y algunas historias de los personajes, pero al fina esta mezcla no encaja como debería. Destila una confianza en su grandeza mayor que la de Eiyuutan, pero llegando a una complejidad secundaria menor en lo presentado.

No voy a decir que la serie esté mal llevada, pero es que… Es lenta. No veo que hayamos avanzado nada en la historia más allá de un poco en el torneo, y siento que apenas hemos salido de la introducción. El torneo se siente como un evento más, no tiene un gran peso en los dos protagonistas más que lo dicho (que igual es cosa mía que no lo he entendido), y encima no entra dentro del objetivo del prota masculino. Pero a favor he de decir que no son malas para nada las propias partes que toman un papel más secundario, solo que son Ayato no lo es, cosa que hace que me entretenga más con la “amistad” de Kirin y Saya que con su búsqueda de un objetivo en la vida; es un prota que sencillamente no termina de definirse a sí mismo. Ikki totalmente consigue dejar en peor lugar a Ayato como protagonista de momento. Hay una especie de rollo entre los colegios, y un plan entre el líder del consejo estudiantil de una de ellas (hombre que inspira mucha confianza entre su cara de cabreo y la voz de Sugita Tomokazu), pero no lo veo. Los combates no están mal, no puedo compararlo tanto con Eiyuutan por seguir una forma diferente, y además la opta por los combates en pareja y no te dejan una antesala más allá del último de la temporada. No es que aburra pero tiene algún que otro fallo de ejecución e ideas demasiado importantes que ni han llegado a la exposición, y tampoco es que consiga un impacto que deja atrás momentaneamente lo otro.

giphy

Al final solo puedo decir que Saya y Kirin estén definidas de verdad, ellas explican su objetivo en relación a lo visto Asterisk, y son una pareja que funciona muy bien, casi que son la pareja entrañable en la serie por cómo se complementan las dos. Claudia claramente tiene relación con toda esa trama sin explicar y Julis es lo mismo que Ayato, y es una chica con una personalidad y relación que dista mucho de la de Stella. Poco más se puede decir, la serie se mantiene en un “podría ser”, pero eso la hace una experiencia diferente a Eiyuutan.

Al final Asterisk no consigue dar un desarrollo, literalmente. Así que llega a salir de sus tópicos, y no los usa como Eiyuutan, que les da un pequeño giro de una forma u otra en más de una ocasión (encima siendo Eiyuutan una serie que aspira a menos, por lo que no tiene el mismo aire de “querer ser mucho” de asterisk). Lo único que tengo absolutamente claro es que Ayato se ha conseguido montar un harem completo en contraposición a Ikki… Pero le doy el beneficio de la duda. Encima se supone que Asterisk es un buena adaptación, aunque supongo que sus defectos en papel se ven reducidos. Pero en general creo que si eso me ha entretenido banalmente y poco más.

Nota: REDUCCIÓN DE PECHO PARA KIRIN, POR FAVOR. ME MOLESTA Y NO POCO.

Así, tras ambas demostrar que los tópicos no son malos en los primeros compases y según la ejecución… Preparan sus espadas… Se lanza Asterisk con sus ideas contra Eiyuutan para acabar con un solo golpe, y…

15 - 1

Consigue desviar el ataque simplemente con su solidez. Una buena defensa es el mejor ataque, como dicen.

No son malas series. De Eiyuutan prefiero bastante más las novelas por lo completas que son, pero puedo disfrutar el anime cuando no la lían mucho, y de Asterisk me reservo la segunda temporada para poder dar un veredicto “final” (que en sí no lo es, pues las novelas siguen publicándose, pero igual me hace cambiar de opinión al ser una temporada partida en dos). Ambas están bastante bien animadas (sobretodo Asterisk) y tienen combates que junto a su buen hacer y la música te dejan buen sabor de boca. Ahora mismo prefiero Eiyuutan, la verdad, y recomiendo mucho las novelas.

 

Así, Eiyuutan arremete para ganar esta primera ronda mientras suena su impresionante opening.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s